artículos de colección más caros

Artículos de colección más caros del mundo

El coleccionismo es un pasatiempo de toda la vida. Cuando las personas encuentran algo que les causa fascinación, su tiempo lo emplean buscando las piezas más extrañas, en el mejor estado y con una valoración alta del público. De hecho, cuando muchas personas tienen un interés particular, crean lazos duraderos en los que comparten información, venden partes de su colección o intercambian algunas figuras.

¿Cuáles son los artículos de colección más caros?

Pero además de todo, este es un hobby con el que se puede ganar dinero. Si alguien recolecta objetos antiguos o los conserva intactos en sus cajas (por dar ejemplos), puede obtener sumas jugosas al revender su colección. Para las tiendas de subastas o de antigüedades, todo depende del estado de los artículos. Incluso, hay personas expertas en el tema que saben distinguir las piezas originales de cualquier falsificación.

A medida que pasa el tiempo, los seres humanos hacen de miles de artilugios una enorme colección. Muñecos, figuras de porcelana, cartas de póker o cuchillos son algunos de ellos. Los coleccionistas buscan mantener cada cosa en su lugar, revisan sus figuras cada cierto tiempo y tienen un lugar especial en el que las guardan o exhiben.

¿Existen colecciones más caras que otras?

La respuesta es SÍ. Este hobby que empezó como una afición de caballeros, se ha extendido por todo el mundo. Hay algunos afortunados que heredan colecciones y las continúan. Otros, deciden empezar desde 0 pero hacen grandes inversiones para armar una colección digna de participar en las mejores subastas. Aquí mencionaremos varias de las más comunes y apetecidas.

Sellos postales

El clásico por excelencia de este pasatiempo. Los primeros datan del año 1840 y desde entonces, su producción no se ha detenido. Como hay ediciones especiales (aniversarios, conmemoraciones, únicas fechas), cambios en las estampillas distintivas de los países, una colección profesional debe contar con sellos de países lejanos, de circulación no comercial. Entre más antigua y mejor conservada esté la estampilla, más alto será su valor.

Billetes

También hace parte de las colecciones populares. Hoy en día, las facilidades que tenemos para viajar permiten iniciarse en el coleccionismo. Basta con guardar un par de billetes en buen estado, evitar cualquier arruga o rasgado y aumentar poco a poco la lista. Como el anterior, su atractivo aumenta con registros de países lejanos o exóticos, billetes con colores o elementos poco comunes o billetes de décadas o siglos anteriores. Por fortuna, las piezas son fáciles de intercambiar o conseguir en el mercado.

Cartas deportivas

En Estados Unidos, este hobby es muy popular. Cada tanto tiempo, salen al mercado cartas sobre diferentes deportes: béisbol, básquetbol o fútbol americano son los más comunes. En ellas se registran los jugadores de la temporada, sus habilidades y tiempo de permanencia en el equipo. Por supuesto, entre más equipos completos se tenga, décadas o años enteros será mejor para la persona que colecciona. Y como se crearon hace tiempo, hay abuelos o padres que las conservan para que sus hijos o nietos continúen con su legado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *